Inspiration

Como gestionar una rabieta

rabieta - Como gestionar una rabieta

Estás parado en el pasillo de los bollos en el supermercado. En el suelo; acostado a tus pies está tu hijo, que acaba de ser informado (por ti) que no va a poder comerse un croissant ahora mismo. Tu cara ha cambiado a un tono entre rojo y morado. Sus puños golpean el suelo con rabia; mientras emite chillidos que se pueden escuchar en los confines del supermercado. Los otros compradores están mirando boquiabiertos este espectáculo mientras deseas desesperadamente abrir un agujero en el sulo y que te trague. Hoy te daremos consejos para gestionar una rabieta.

Como gestionar una rabieta

Muchos padres han pasado por un escenario como este; aunque la rabieta podría haber tomado una forma ligeramente diferente; llorar, golpear, patear, pisotear, lanzar cosas y contener la respiración son todas las técnicas de rabietas populares.

Las rabietas son muy comunes en los niños, especialmente entre los 1 y 4 años de edad, la primera parte de la cual a veces se denomina como «terribles», cuando los niños todavía están aprendiendo a comunicarse de manera efectiva. Más de la mitad de los niños pequeños tendrán una o más rabietas a la semana, ya que expresan sus frustraciones y protestan por su falta de control.

Esta rabieta es normal?

A pesar de que son una parte normal del repertorio infantil, las rabietas pueden ser angustiosas para los padres. Cuando ocurren con poca frecuencia, los berrinches no son un gran problema y es mejor ignorarlos. Es cuando se vuelven regulares o intensos que los padres necesitan mirar lo que lo está causando y encontrar formas de gestionar una rabieta.

Generadores de Rabietas

Algunos niños son más propensos a las rabietas; especialmente los niños que son intensos, hiperactivos o malhumorados, o los niños que no se adaptan bien a los nuevos entornos. Para la mayoría de los niños pequeños , los berrinches o rabietas son simplemente una manera de salir de su frustración y probar tus límites (¿mamá me comprará este juguete si grito muy fuerte?).

Las cosas más pequeñas, desde pedirles que se bañen mientras están viendo Pocoyo, hasta solicitar que compartan su peluche favorito con su hermano pequeño, pueden hacer que los niños pequeños salgan volando. Cualquier situación que implique un cambio puede engendrar una rabieta. Si le sumas fatiga o hambre a la ecuación, su umbral de tolerancia se vuelve aún más bajo, son aún más propensos a generar una rabieta.

Cómo detener los gritos

La forma más fácil de detener una rabieta es darle al niño lo que quiere. Obviamente, esa estrategia no te hará ningún bien a largo plazo, porque tu hijo constantemente entrará en modo rabieta siempre que quiera algo. (eh yayos?)

El primer paso para gestionar una rabieta es mantener bajo control su temperamento. No vas a llegar a ningún lugar si tu hijo o ambos os gritáis el uno al otro. Darle nalgadas a tu hijo tampoco es una buena opción, y solo empeorará la rabieta. Respira hondo, controla sus emociones y luego disciplina a tu hijo con calma, pero con firmeza y haciéndole saber que los berrinches no son un comportamiento aceptable.

Puede interesarte: Un niño tiene una rabieta de 8 horas durante el vuelo

Y si no funciona?

Si tu hijo todavía no se ha calmado y sabes con firmeza que la rabieta es solo una estratagema para llamar tu atención, no cedas. Incluso si tienes que caminar por el supermercado arrastrando a tu niño gritando, simplemente ignora la rabieta. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero procura adherirte a sus armas y eventualmente la duración será una lección y el niño sabrá que lo que haces va en serio y su gesto no va a funcionar. Una vez que tu hijo se dé cuenta de que la rabieta no le está llevando a ninguna parte, dejará de gritar.

Si tu hijo está molesto hasta el punto de estar inconsolable o fuera de control, abrázalo para calmarlo. Dile amablemente que lo amas pero que no le vas a dar lo que quiere. Si eso no funciona, sácale del lugar y ponlo en un lugar apartado por un minuto o dos para darle tiempo a calmarse. La pauta general de duración del tiempo de espera es de un minuto por año de la edad del niño.

Tácticas de prevención de rabietas

En lugar de tener que detener un berrinche después de que empieze; evítalo siguiendo estos consejos:

  • Evita situaciones en las que es probable que surjan rabietas. Es la mejor manera de gestionar una rabieta. Trata de mantener sus rutinas diarias; que sean lo más sólidas posible y dale a tu hijo una advertencia de cinco minutos antes de cambiar las actividades.
    Comunícate con tu niño pequeño. No subestimes su habilidad para entender lo que estás diciendo. Cuéntale el plan del día y que cumpla con su rutina para minimizar las sorpresas.
  • Permite a tu hijo que lleve consigo un juguete o algo de comer mientras hace estos mandatos. Puede ayudarle a mantenerle ocupado.
  • Asegúrate de que tu hijo esté bien descansado y alimentado antes de salir para que no explote a la menor provocación.
  • Olvídate de las tentaciones que se encuentren fuera del límite (por ejemplo; no dejes caramelos a la vista en el mostrador de la cocina cuando se acerque la hora de cenar) para que no tengas batallas.
  • Dale a tu niño un poco de control. Deja que tu hijo elija qué libro llevar al coche o si quiere queso rallado en los macarrones; zumo o leche para desayunar. Estas pequeñas elecciones no seran de mucha diferencia para ti; pero harán que su hijo sienta que tiene al menos cierto control sobre su propia vida.
  • Escoge tus batallas. A veces puedes rendirte un poco; especialmente cuando se trata de cosas pequeñas. ¿Preferirías dejar que tu hijo mire 15 minutos más de televisión o escuchar su grito durante 30 minutos?

Distracción

La atención de un niño pequeño es fugaz y fácil de desviar. Cuando la cara de tu hijo empiece a arrugarse y enrojecer de manera reveladora; abre un libro o dale la opción de salir a caminar al parque antes de que se convierta en una rabieta en toda regla. A veces; el humor es la mejor manera de distraer a tu pequeño. Haz una cara divertida; hazle una broma o empieza una pelea de almohadas para alejar la mente de tu hijo de lo que le molesta.
Enséñale a tu hijo otras formas de enfrentar la frustración. A los niños que tienen la edad suficiente para hablar se les puede recordar a usar sus palabras en lugar de gritar.

Elogia a tu hijo por hacerlo bien

Cuando ya mantienes frío; en una situación que normalmente provocaría una rabieta; dile que ha hecho un buen trabajo controlando su temperamento.

Si las rabietas son cada vez más frecuentes; no y no se han acabado antes de los 4 años; o si tu hijo corre peligro de hacerse daño a sí mismo o a los demás; es hora de llamar al centro atención médica de tu hijo. Con el tiempo puedes aprender a gestionar una rabieta.

Fijate en este padre, menuda lección de valores!!

Puede interesarte: Una enfermera se vuelve viral por su manera de poner las vacunas a un niño

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario