Lifestyle

Diferencias de un San Valentín con o sin hijos

San valentín

Has intercambiado cenas románticas para cantar canciones infantiles en la bañera, y todas tus joyas están hechas de macarrones. Pero un Día de San Valentín antes y después de tener niños no es tan malo, es… diferente.

El antes y ahora del día de San Valentín

Regalos

Antes: chocolates, rosas, tal vez un oso de peluche con joyas caras. Tu postal cuenta con una hermosa trivialidad romántica o una insinuación obscena. De cualquier manera, es perfecto para ti. Lo guardas para que puedas mirar hacia atrás en esta memoria atesorada.

Ahora: En tu caja de chocolates parece que alguien «probó» algunos bombones y tu postal muestra prominentemente macarrones y purpurina. Orgullosamente exhibes tus postales en el frigorífico hasta que los macarrones empiezan a caer por todo el suelo. Esperas a que nadie mire o se acuerde y lo metes en el fondo del cubo de la basura, después de atesorar su memoria, por supuesto.

Aseo personal

Antes: pasabas horas arreglando tu pelo. Tus piernas son tan suaves como un culito de un bebé y huele increíble. Tu ropa interior se compró en una tienda poco iluminada que vende exclusivamente lencería.

Ahora: rápidamente te das una ducha de cinco minutos mientras tu pequeño grita la Patrulla Canina en la otra parte del pasillo. Estás bastante segura de que te depilaste, pero luego te das cuenta de que era solo tu pierna izquierda y solo hasta tu rodilla. La única ropa interior limpia que puedes encontrar es un viejo sostén, pero es negro, así que eso cuenta para algo, ¿verdad?

Vestirse

Antes: un vestido deslumbrante y tacones asesinos.

Ahora: tus pantalones elásticos de maternidad favoritos y sudadera con capucha de la universidad. Podrías conseguir todos los chandals para ver Netflix en el sofá, pero que es lo que realmente necesitas? Es agradable estar completamente cómodo con otra persona. ¿Y no es eso lo que es el verdadero amor? Tu pareja debe agradecerte por esta expresión pura de tu amor eterno.

Cena

Antes: Reservas en un restaurante vanguardista, que has tenido que reservar con meses de antelación. El tamaño de las porciones es sorprendentemente pequeño y consideras pedir una pizza para cuando salgas. Os mirais a los ojos por encima de la mesa durante toda la noche y sonríen sin motivo. En un rincón, un grupo de jazz toca «City of stars»

Ahora: vas al lugar a la vuelta de la esquina. Puedes tener toda la comida que quieras porque tus hijos se niegan a comer cualquier cosa que no sean patatas fritas o croquetas. Tu y tu pareja os miráis por un momento a través de la mesa. Comienzas a sonreír acerca de lo absurdo que es todo, pero luego alguien se atraganta y tienes que decidir si aplicar Heimlich o no. De fondo, un juguete navideño que funciona mal suena el «Let It Go» continuamente.

Después de la cena

Antes: Gintonics en un local de moda. Caminas perezosamente por la calle antes de acabar la noche. Cuando llegas a casa, pones ese pequeño detalle que recordaras ese día, en una caja para guardarla de manera sentimental.

Ahora: has prestado tu caja especial porque tu hijo de 4 años la necesita para hacer un buzón de San Valentín para el preescolar. Terminas haciendo la mayor parte del trabajo mientras tu hijo distribuye obras de arte en tu casa.

«Tiempo solos»

Antes: hay mucha presión para que este momento sea especial, después de todo es el Día de San Valentín.

Ahora: no hay forma de adivinar el momento. Ambos sabéis lo que quiere el otro y sabéis exactamente cómo lo queréis. En la cama, acostado, toda la noche, dormir.

Puede interesarte: 10 hitos de bebés por los que el pediatra no te pregunta

Amor

Antes: pasas horas fantaseando sobre tu historia de amor, que estás seguro algún día será adaptada en una novela. ¿Es este el amor más grande que haya habido? Las hormonas y la ingenuidad juvenil te dicen que la respuesta es definitivamente sí.

Ahora: tu amor ha sido forjado en un incendio de noches sin dormir, bebés gritando y citas con el médico. Definitivamente habéis pasado por mucho. Pero ahora tienes personas pequeñas que son la encarnación literal de tu amor por los demás. Los has alimentado, vestido y de alguna manera los has mantenido vivos, ¡juntos! Y esas pequeñas personas te aman por ello, más que nadie en el mundo.

Claro, El día de los enamorados no será el torbellino del romance que alguna vez fue. Pero si es cierto que el Día de San Valentín se trata de amor, definitivamente has llegado a la cima.

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario