Lifestyle

Una mamá se queda confundida después de ver que le sale leche materna rosa

leche materna rosa

La leche materna de una madre es algo increíble; con el apodo adecuado de oro líquido por una razón. No solo tiene células, hormonas y anticuerpos que ayudan a proteger a los bebés de cualquier enfermedad; sino que la leche materna también puede cambiar por completo en función de las necesidades del bebé. Eso significa que el color de la leche materna de una madre no es siempre el mismo. A medida que el cuerpo de una mujer se adapta a las necesidades de su hijo; puede notar que su leche materna se vuelve más oscura o más clara; lo que es una increíble visual para el poder de la leche materna; pero una madre se sorprendió y alertó; cuando vio que su oro líquido se volvió leche rosa brillante.

Como puede ser la leche materna rosa?

Según los Centros para el Control de Enfermedades; la saliva de un bebé transfiere productos químicos al cuerpo de su madre y reacciona produciendo leche materna de acuerdo con esas necesidades.

Esta es la razón por la cual la leche materna puede adquirir ese tono amarillo intenso cuando un pequeño está enfermo. Pero este fenómeno natural no es la razón por la cual la leche materna de mamá salió fucsia. La mujer de Australia, que desea permanecer en el anonimato, explicó en un grupo de lactancia cerrado que primero se dio cuenta de que algo extraño estaba sucediendo cuando su hija de 16 meses comenzó a actuar de manera inusual cuando trató de amamantarla.

La niña comenzó a tirar de su pezón y decir «¡No más!» en lugar de beber felizmente la leche de mamá. La estimulación provocó que saliera un poco de leche, y esta madre estaba alarmada cuando vio su tono rosaceo. La madre preocupada comenzó a sacar más leche para ver si seguía saliendo rosa; y para su sorpresa, el color se mantuvo constante.

Puede interesarte: Esta foto viral pretende ayudar a las mujeres a detectar el cáncer precoz de mama

Somos lo que comemos

Luego se dio cuenta de repente: había comido un montón de remolacha ese día. «Es seguro decir que casi tuve un ataque al corazón hasta que me di cuenta»; escribió en el grupo de Breastfeeding de Australia. Según la madre, durante el transcurso de ese día bebió un zumo que contenía remolachas frescas; se comió un sándwich que estaba cubierto con vegetales y remolacha y culminó el día con una lata de remolacha.

Sin embargo, nunca esperó que lo que comiera con respecto a las verduras pudiera tener un efecto tan drástico en su leche materna.

Después de explicarles a los usuarios de internet que estaba segura de que el tono no era de sangre (la orina de su pequeño también era rosada por la leche materna rosa tintada), decidió aceptar su deseo de probarla ella misma.

Mamá admitió que no está familiarizada con el sabor normal de su leche materna, pero sí dijo que el lote de leche materna rosa de remolacha es extremadamente dulce. Esto dejó a algunos de internet preguntándose si la leche materna coloreada es segura para que un bebé la tome, pero es, de hecho, «es completamente inofensiva», según  La Liga de Leche Internacional  (LLLI).

Según LLLI, la dieta de una mujer puede cambiar su leche materna de blanco a azul, verde, rosa, amarillo o incluso negro. Los ñames, las calabazas y las zanahorias son los culpables comunes de cambio de color; pero aunque sea por la sangre de los pezones agrietados, la leche sigue siendo segura para el bebé.

Puede interesarte: Un experimento muestra la magia de la leche materna

El color de la leche humana puede variar

dice el sitio web de LLLI . «El calostro generalmente es de color amarillo a amarillo anaranjado. La transición del calostro a la leche madura puede tardar aproximadamente dos semanas en completarse. Durante ese tiempo, el color cambia gradualmente a un color blanco azulado. Sin embargo, el color de la leche madura puede cambiar debido a dieta o medicamentos de la madre. Los colorantes alimentarios utilizados en refrescos carbonatados, bebidas de frutas y postres de gelatina se han asociado con la leche materna rosa o anaranjada. La leche verdosa se ha relacionado con el consumo de bebidas deportivas de color verde, algas marinas o grandes cantidades de verduras. Una mujer que consumió cierta medicación prescrita informó de leche materna negra. La leche congelada puede verse amarillenta «.

La Asociación Australiana de Lactancia Materna explicó que esta gama de colores puede sorprender a las madres que no están atentas al color de su leche, ya que la mayoría de las veces las mamás no son conscientes del color de su leche mientras están amamantando. Entonces, si extraes leche verde después de comer espinacas o ensaladas, ¡no te asustes tan pronto!

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario