Lifestyle

Prepara tus mascotas para una nueva llegada

Prepara tus mascotas

Para que tu mascota y tu bebé tengan un buen comienzo, requiere mucho trabajo, pero merece la pena el esfuerzo. Prepara tus mascotas. Los animales domésticos han demostrado proporcionar muchos positivos para la salud y igualmente beneficios emocionales para adultos y niños, así que no es de extrañar que tener un perro estos beneficios son mayores en las familias con niños.

En nuestro caso que tenemos dos perros y un gato, la adaptación fue más que positiva y tratan al bebé como un miembro más, conociendo su rol en la manada.

Es posible que tengas una mascota ahora, o puedas estar pensando en conseguir una para tu hijo. Con el tiempo, tu mascota y tu hijo pueden aprender a respetar a los demás, y hay una buena probabilidad de que lleguen incluso, a ser mejores amigos. Pero este escenario de felicidad no se convierte en una realidad sin tu ayuda. Así que sigue estos consejos y comienza a preparar el terreno para una hermosa relación entre tu mascota y tu pequeño.

Haz las presentaciones adecuadas y prepara tus mascotas

Muchos expertos recomiendan que, incluso antes de llevar a casa al bebé, debes traer una pieza de su ropa, una manta, o incluso un pañal sucio para que tu mascota se adapte al olor. El sentido del olfato de un animal es de vital importancia, por lo que este paso puede ayudar a que tu mascota se familiarice con el recién nacido. Cuando el bebé llegue a casa, prepara tus mascotas; la madre debe entrar sola primero para saludar a las mascotas, ya que van a estar muy emocionadas en verla, otra opción es dejar las mascotas con una amistad y una vez la madre esté acomodada con el bebé, pedir que te las traigan.

Las reglas para la adaptación de los gatos con el bebé son más simples: Debido a que los felinos son impredecibles por naturaleza, desalienta al gato para que se acerque al recién nacido. Haz que observe el nuevo miembro de la familia desde la distancia.

La introducción de un perro a tu bebé es más complicado

Cuando estés listo para supervisar un encuentro entre ellos, sigue estas instrucciones:

  • Haz que alguien frene al perro con una correa mientras estás sentada en una silla, sosteniendo al bebé en tu regazo y cubriendo su cabeza con una mano. (Esto muestra tu actitud protectora hacia la nueva persona de la casa y también evita que tu perro muerda o pellizque los oídos del bebé.)
  • No coloques al bebé en el suelo, ni sostengas al bebé sobre la cabeza de su perro, puedes animarlo a saltar.
  • Habla con tu perro con una voz tranquila y normal, y acarícialo para calmarlo.
    Si el perro no muestra ningún comportamiento agresivo, como gruñidos, silbidos, apuntando sus orejas hacia atrás, o poniendo su cola hacia abajo, es posible permitir lentamente que el perro vea y huela – pero no lamer – a tu pequeño. Lamer es insalubre y puede ser un preludio a morder.
  • Asegúrate de que el perro se mantiene firmemente en la correa y anticípate a tener que tirar de él.
  • Si tu perro muestra un comportamiento negativo, dile «no», y ordenale dar marcha atrás o físicamente sacalo de la habitación. Si se retira por su cuenta, recompensale.
  • Incluso si todo va bien, lo mejor es mantener a tu perro con una correa cualquier momento que está alrededor del bebé al menos durante las primeras tres semanas, tiempo durante el cual se puede observar su comportamiento.

Lo que hay que vigilar

Los gatos y los perros son a menudo celosos hacia su nuevo compañero de piso y pueden llegar a ser agresivos hacia el bebé recién nacido. En ambos, gatos y perros, hay que estar en una constante búsqueda de cualquiera de los siguientes signos de agresión:

Morder, pellizcar, patear, gruñir

  • El pelo levantado, las orejas hacia atras o fijas o el rabo apuntando hacia abajo.
  • El gato no usa la caja de arena, o marca otras partes de la casa.
  • El perro hace sus necesidades dentro de casa
  • El gato se escabulle cuando se le acerca bebé
  • Conducta retraída o denegación de alimentos (tanto los gatos y los perros pueden hacer esto)
  • Siempre trata la conducta no deseada por tu mascota con un firme «no» y premia a todas las reacciones positivas (por ejemplo, da marcha atrás cuando se le dice que lo haga).

Los animales domésticos jóvenes y muy viejos pueden requerir aún de más vigilancia. Los cachorros; por ejemplo, son obedientes en el aprendizaje y tienen mucha energía, mientras que las mascotas más viejas son utilizadas para mantener el funcionamiento de la casa y no hay competencia por el afecto de sus cuidadores.

Puede interesarte: 4 mascotas aptas para niños alérgicos a las mascotas

Forjando una amistad

Después de tres semanas; si todo ha ido bien:

Incluye a tu mascota en su rutina diaria. Permite que os sigan a todos lados a medida que alimentas al bebé, lo cambias y lo cuidas. Sigue usando la correa si es necesario.
Da a tu mascota la misma atención y afecto como sea posible cuando el bebé esté alrededor. Ofrece a tu mascota su comida favorita de vez en cuando cada vez que alimentes a tu bebé; y lleva contigo a tu perro cada vez que vayas a dar un paseo.
Supervisa todo contacto entre tu mascota y el bebé. No los tengas en la misma habitación a menos que estés lo suficientemente cerca para intervenir si surgen problemas.
A medida que tu bebé empiece a gatear y caminar; mantén su vigilancia. Tu niño tendrá todavía mucho que aprender acerca de cómo tratar a un animal, e incluso la mascota más suave tiende a morder o arañar para jugar.

Tu hijo va a tambalearse y caer sin previo aviso; lo que puede asustar a tu mascota y hacer que se ponga a la defensiva. Mantén a tu perro lejos del bebé si tu hijo está usando un andador; o cualquier artefacto que apuntala un bebé en posición vertical; a menudo, al nivel de los ojos de un perro, puede ser un desafío para tu mascota. No permitas que tu bebé y tu mascota estén juntos en compañía sin vigilancia durante los dos primeros años del bebé.

Como entrenar a tu mascota para respetar al bebé; que, naturalmente, a la vez debes enseñar a tu bebé a respetar el animal.

Muestra a tu pequeño como acariciar a su mascota con suavidad; para evitar que empuje los ojos y las orejas del animal o coloque las manos sobre la boca de su mascota; y evita estirar de los miembros de la mascota o estirando de su pelaje.
Enseña a tu hijo el concepto de territorio. Explica que cualquier cosa dentro de un rango a partir de la cara del perro, por ejemplo, pertenece al perro.
Con el tiempo, permite que tu hijo ayude a cuidar a su mascota; la colocación de comederos y bebederos hacia abajo y ofreciendo golosinas.
Es posible que tengas que esperar a esta etapa antes de que tu hijo acaricie y tome más interés en ella. Si ves que tu bebé está sentado en el suelo y que juega feliz con su mascota; debes ser paciente. El proceso de aprendizaje – tanto para los animales y los niños – en la construcción de esta nueva amistad toma tiempo.

Como fue tu experiencia?

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario