Covid-19, Lifestyle

El aislamiento social reitera que el juego libre es aprender

juego libre

El día que supe que las escuelas de mis hijos cerrarían y que estaríamos aprendiendo a distancia desde casa, creé un horario para nuestro día a día. Con dos niños y dos adultos (una de ellas trabajando y el otro desde casa), no podía permitir una libertad total para todos. Sin ninguna estructura, sabía que todos nos desmoronaríamos.

Lo que rápidamente me di cuenta es que mis hijos necesitaban mucho más tiempo libre para jugar y mucho menos bloques de tiempo para el trabajo escolar y las tareas domésticas. Nuestra primera semana de aislamiento fue dura. Como aún trabajabamos fuera de casa los dos, nos vimos obligados a dejar los niños con los abuelos antes que todo empezara. Luego, la empresa cerró y conseguimos trasladar los niños de vuelta a casa. Con los niños, me di cuenta de que cuanto más tiempo teníamos para hacer el juego libre, mejor (y más) aprendían mis hijos.

¿Entonces… como hay que hacer? ¿No se supone que debemos presionar a nuestros hijos para que sean más inteligentes ayudándolos a hacer más hojas de trabajo y pegar sus ojos a las pantallas para que puedan aprender en línea? Realmente no. Las necesidades básicas de nuestros hijos deben cumplirse para que puedan aprender. Si los niños están hambrientos, cansados ​​o inquietos (por no tener suficiente actividad), no prosperarán académicamente. Si realmente queremos que nuestros hijos aprendan y aprendan bien, debemos darles tiempo libre. Mucho tiempo libre. Según la Asociación española de pediatría, «Los niños que cuentan con suficientes momentos para jugar libremente crecen más saludables, desarrollan más sus capacidades de todo tipo y rinden mejor en la escuela».

Dentro del tipi
Dentro del tipi

No todos tienen el lujo de un espacio al aire libre, un jardín, una piscina, una amplia terraza, pero no es necesario tener un patio privado para que tus hijos jueguen, el juego libre es valioso ya sea en interiores o exteriores. Sin embargo, si puedes sacar a tus hijos afuera, hay infinitas ventajas. Mis hijos han pasado al menos tres horas al día al sol. Jugando con arena mágica, dibujando con tiza en el suelo, montando en bicicleta y escondiéndose en el tipi. Gastan toda su energía y entran sucios y hambrientos. Después de merendar, felizmente escogen un cuento y lo miran durante media hora mientras preparo la cena. La luz del sol y el ejercicio interminable hacen su magia. Normalmente la hora de dormir es una batalla épica, pero ahora están agotados.

Dondequiera que se involucren en el juego libre, están trabajando en sus habilidades sociales. Como muchos padres, estaba preocupado por el bienestar de mis hijos sin la interacción cara a cara con sus compañeros y maestros en el entorno escolar. Pero resulta que mis hijos se tienen el uno al otro y pueden practicar habilidades sociales en casa como lo hacen en el patio de recreo. Hay mucha negociación sobre quién recibe qué y cuándo. Han tenido argumentos, pero lo han descubierto cada vez. Sus interacciones requieren paciencia, empatía, toma y daca y disculpas. En serio, es como si estuvieran corriendo y participando en su propia conferencia de superación personal. Es divertido (y agradable) observar.

También han experimentado mucho aburrimiento. Ahora, sé que muchos padres temen a sus hijos quejarse de que están «tan aburridos», pero resulta que aburrirse es un gran regalo. Del aburrimiento surge la autorreflexión, la creatividad y la relajación. Un día, mis hijos encontraron diferentes elementos de la casa y la terraza mientras jugaban en la casa. Mientras tanto, me senté junto a ellos leyendo un libro y tomando té helado. ¿Win-Win? Ya me diréis.

jugando con arena mágica
Jugando con arena mágica

Estamos tratando de aprovechar al máximo el tiempo que tenemos juntos, a pesar del hecho de que a veces parece que todo el mundo se está derrumbando. Simplemente no puedo obligarme a obligar a mis hijos a quedarse adentro mientras lucho contra todos cuatro de ellos para quedarse quietos, callados y aprender. Hacemos lo que podemos, dentro de lo razonable, y luego continuamos aprendiendo de otra manera, a través del juego libre.

Por cierto, las escuelas se han puesto al día. Cada vez más investigaciones y expertos han afirmado que el recreo es importante. Algunos barrios han comenzado a deshacerse o reducir drásticamente las tarea. Lo que nos damos cuenta como sociedad es que quizás nos hemos equivocado por algún tiempo. Existen numerosos beneficios al permitir que los niños jueguen sin las instrucciones paso a paso, de un adulto. Uno de ellos es el objetivo mismo de la escuela: aprender. Según Pediatrics, «cuando se permite que el juego sea impulsado por los niños, los niños practican habilidades de toma de decisiones, se mueven a su propio ritmo, descubren sus propias áreas de interés y, en última instancia, participan plenamente en las pasiones que desean perseguir».

El aislamiento social ha brindado a los padres la oportunidad de recordar que el aprendizaje ocurre en una miríada de lugares, tanto internos como externos, y de diferentes maneras. Hay un valor en dejar que nuestros hijos tengan un tiempo de juego libre y no estructurado. En todo caso, nuestros hijos son más felices cuando crean su propia diversión. Y cuando los niños son felices, los padres también lo son.

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario