Paternidad

Como evitar el aburrimiento cuando te quedas en casa

como evitar el aburrimiento

Muchas personas sueñan con quedarse en casa y criar a sus propios hijos. A menudo incluso idealizamos el escenario desde una edad muy temprana. Sin embargo, muchas veces nuestras expectativas no se cumplen. No es por que no amemos a nuestros hijos incondicionalmente, pero hay tanto para hacer que a veces durante la maternidad o paternidad, terminas quedándote en casa, y tienes que atenderlo todo, desde estar a la altura de las tareas hasta lidiar con los dolores de crecimiento de un bebé y preocuparte por situ hijo cumple hitos oportunamente. Por eso hoy te diremos como evitar el aburrimiento cuando te quedas en casa.

Como evitar el aburrimiento cuando te quedas en casa

Aunque los horarios y las rutinas son importantes, la repetitividad y la falta de espontaneidad pueden estar volviéndote loco. Entonces, ¿qué hago? ¡Sé espontáneo! Gira ligeramente a la izquierda de tu horario y mantén la cordura, además de tener un bebé feliz para interactuar con el mundo. ¿Desviarte de tu agenda suena aterrador para ti? No cambies completamente lo que estás haciendo; puedes mantener tu agenda y simplemente elegir una hora en la que puedas añadir una nueva actividad todos los días. Yo, por ejemplo, elegí las 11:00, después de su siesta matutina, como un momento perfecto para ser espontáneo con mi bebé y antes de ir a comer. Aquí hay algunas cosas que puedes hacer para evitar el aburrimiento:

Vé a la biblioteca

Las bibliotecas a menudo tienen eventos para niños de todas las edades. Y la mejor parte es que son gratis. Ya sea que se trate de la hora del cuento y cantar y bailar con tu bebé, o bloques de construcción, siempre hay una nueva actividad que hacer. Tu y tu bebé contareis los dedos de las manos y los pies, «subir en ascensor, bajar en ascensor», te preguntan dónde está «el pulgar», tiran bufandas, mastican agitadores, gatean, danzan y se socializan con otros bebés. Incluso puedes decidir unirte a los niños pequeños y jugar con todo tipo de bloques desde espuma hasta plástico, y rompecabezas gigantes. Y la bonificación? ¡Papá hace ejercicio!

Haz una clase de música para bebés

Únete a grupos específicamente para bebés de 0 a 1, que es una excelente manera de vincularte con el bebé, cantar, bailar, escuchar e identificar sonidos diarios, tocar instrumentos como tambores, vibradores y campanillas, y socializarte con otros bebés y sus cuidadores. Y créeme, ir a la clase con el grupo de edad correcto puede ser muy beneficioso; es posible que en una clase con bebés de edades distintas tu bebé sea muy tímido, mientras que en la clase de infantes balbucee e interactue con otros bebés, mostrándote el valor de socializar con el grupo de edad adecuado. Algunos centros incluso están equipados con un gimnasio, un área de juego acolchada para bebés perfecta para trabajar en esas habilidades motoras gruesas. Y el tiempo de la siesta casi siempre sigue esta clase de alta energía! Recomiendo unirte a una clase de música con tu pequeño.

Visita un museo local

Me gusta completar mi calendario con los días de entrada gratuita en nuestros museos locales, pero también puedes comprar una membresía que te dará acceso a múltiples museos y te ahorrará dinero a largo plazo. Si estás cuestionando llevar a un bebé al museo infantil local, ¡no lo dudes! Quiero decir, investiga un poco, pero es probable que tu bebé se divierta en el museo tanto como lo haría un niño mayor. Y todavía son mucho menos móviles, por lo que no perderás todo tu pelo persiguiendo a tu bebé.

Ve al zoológico

El zoológico es otro lugar que puedes visitar para que tu hijo escuche y reconozca diferentes sonidos, vea criaturas pequeñas y animales grandes, y realmente explore el mundo un poco más. A mi hijo le encantaba ver las jirafas altas, mientras se enteraba de que el olor era «apestoso». Y escuchar a los gatos monteses realmente hizo que sus ojos se abrieran con interés. Lo mismo ocurre con el acuario. Primero llevamos a nuestro bebé a los 3 meses de edad al de Coruña, y él estaba fascinado con los peces nadando ante sus ojos, especialmente con el brillo del lomo de los peces en lo más oscuro, y podía seguir a las focas dentro y fuera del agua. Tu hijo nunca es demasiado pequeño para explorar zoológicos y acuarios, y ofrecen una gran oportunidad de aprendizaje. La hora de la siesta también suele seguir a estas grandes visitas.

Al agua

Lleve a tu bebé a la piscina, o mejor aún, ¡a las aguas termales! Si bien nos encanta nadar y chapotear, y al principio dudamos en visitar las aguas termales, fue una gran experiencia. Nos aseguramos de que tuvieran una piscina a la temperatura adecuada para el bebé, y que esté permitido, fuimos en un día parcialmente soleado, por lo que no hacía demasiado calor ni demasiado frío. A nuestro pequeño le encantó la temperatura del agua, chapoteó, tomó una siesta y luego volvió a nadar. Y mamá y papá se relajaron mientras aún salían con el bebé. Pensamos que era una situación win-win para nuestra familia.

¡Sal afuera!

Y mientras todavía puedas colocar al pequeño en una mochila, disfruta de una caminata seguida de un picnic, o tal vez vayas en bicicleta y continúes explorando la naturaleza con tu bebé.

Date un descanso

¡Por último, no te olvides de mostrarte amor y cuidado personal! Está bien tomar un descanso y arreglarte el pelo o las uñas, tal vez recibir un masaje, ir a caminar solo o unirte a una clase de kickboxing. Claro, la maternidad es un trabajo 24/7, pero es lo que haces de él, así que preocúpate menos por la última vez que lavaste tus sábanas y más acerca de cambiar las actividades para mantener la cordura y tener un bebé feliz.

Y tu? que haces para evitar el aburrimiento cuando te quedas en casa?

https://mycoolfamily.es/juegos-de-mesa-para-jugar-con-tus-hijos/

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario