Adolescencia

Cómo afrontar los conflictos entre padres e hijos adolescentes

cómo afrontrar los conflictos entre padres e hijos adolescentes

Ser un adolescente no es fácil. El tiempo entre la edad adulta y la infancia está lleno de cambios, tanto físicos como emocionales. Con las hormonas furiosas, a los adolescentes a menudo les resulta difícil ser «social». Tener rabietas, enfurruñarse, ignorar a los padres: son comportamientos adolescentes estándar. La mayoría de los adolescentes sienten que los demás «simplemente no lo entienden». Pero todos hemos pasado por esto. ¡Y te comprendemos! Por eso en este post te enseñaremos cómo afrontar los conflictos entre padres e hijos adolescentes

Equipar a tu hijo adolescente con el conjunto adecuado de habilidades para la vida puede ayudarle a manejar mejor estos años tumultuosos. Las habilidades de resolución de conflictos son algo que todos los adolescentes deben aprender. Y tu debes ser el maestro.

¿Por Qué Ocurre El Conflicto?

Los conflictos entre padres y adolescentes son parte de la vida. No importa cuánto desees proteger a tu hijo de su entorno, tiene que enfrentarse a esta realidad. El conflicto puede ocurrir dentro de la familia, con hermanos y padres, con amigos y con la sociedad en general, muchas veces por falta de comunicación.

Ya sea por la cena o absolutamente cualquier cosa, fingen que no pueden oírte. Empiezan una discusión contigo, o te miran con los ojos levantados y un «Que siiiii». No levantan sus ojos de su movil. Se burlan o te gruñen. No hay contacto visual, ningún reconocimiento, y absolutamente ninguna rastro de, «Sí, mamá, entiendo lo que me estás diciendo».

Por qué puede ser tan difícil comunicarse con adolescentes

El desafío y el comportamiento molesto son parte de tu trayectoria como padre de adolescente. No estoy hablando de comportamiento abusivo; Me refiero a esos pequeños actos diarios de desafío. Esto es cuando tu hijo desconecta, pone los ojos en blanco y se niega a hablar claramente en oraciones completas. ¿Sabes por qué los adolescentes hacen esto? Lo hacen porque PUEDEN!

Comprende que ignorarlo le da a tu hijo una sensación de poder. Ignorarlos los hace sentir como si tuvieran un poco de control en una situación en la que podrían sentir que no tienen ninguno. Una de las únicas cosas bajo su control es donde enfocan su atención. Ellos desconectan porque pueden; lo hacen porque no puedes obligarlos a escuchar.

El truco aquí para los padres no es participar en la batalla de la falta de atención. Al igual que con cualquier lucha de poder, cuanto más trate de hacer que su adolescente se comporte de la manera que desee, más resistirá tu hijo. Si te metes en una discusión sobre su grosera indiferencia, en lugar de respetar (por ejemplo) a la hora acordada de volver a casa, en cierto sentido tu hijo gana. Esto se debe a que te ha apartado del tema de la vuelta a casa a esa hora (donde en realidad no tiene ningún poder) y a una arena en la que sí tiene poder: elegir ignorarte.

Cómo afrontar los conflictos entre padres e hijos adolescentes

Luchas de poder, rudeza e indiferencia

Teniendo en cuenta que fingir indiferencia y negarse a participar en una conversación educada es típico durante la adolescencia, ¿sabes cómo hablar para que los niños escuchen?

Esta es una forma de lidiar con la falta de habilidades auditivas de tu hijo adolescente: actúa como si escucharan lo que les dices. Si sabes que tu hijo no tiene deficiencias auditivas y no lleva actualmente audífonos, y le hablas claramente en un idioma en el que también habla, ya tienes claro que puede escucharte. Míralo y exponle tus reglas y expectativas con claridad y calma: «Si quieres que te deje el coche por la tarde, debes volver antes de las 2 de la madrugada. Sé que quieres el privilegio de conducir, así que asegúrate de llegar antes de esa hora. »

Si ella afirma que no te escuchó cuando vagabundea a las tres y cinco, en lugar de discutir sobre sus habilidades para escuchar, puedes decir: «Conoces las reglas. No llegaste a casa a las dos, así que no hay coche por la tarde. Puedes volver a intentarlo la próxima noche. Vuelve en hora, y podrás usar el coche al día siguiente. «No te dejes arrastrar por una lucha de poder. Si intenta atraparte, date la vuelta y sal de la habitación.

Abandona la lucha

Ves cómo funciona esto? Cuando dejas de lado la lucha por el poder sobre los estilos de comunicación, puedes centrarte en el tema que tienes entre manos y expresar tus expectativas con claridad. Haz lo que puedas para ser claro y directo, incluso cuando hables con el cogote de tu hijo mientras mira la pantalla de su movil. Luego hazle responsable de sus elecciones. No discutas si te escuchó o no, esa es una conversación indirecta, y no te llevará a donde necesitas estar.

Si responsabilizas a tu hijo rutinariamente depende de su hijo adolescente diciendo «¡Yo no escuché eso!», Podría tener una breve discusión sobre cómo prestar atención y cómo podría escuchar de manera diferente la próxima vez. Recuerda, si mantienes la calma y te mantienes firme, todo se puede enseñar.

Para asegurarte de que tu mensaje llegue fuerte y claro, recuerda estos consejos:

Que se centre en el premio

¿Cual es tu meta? ¿Cuál es la información que deseas transmitir a tu hijo? Indica tu información claramente y no permitas que tu hijo lo saque fuera de contexto.

No te lo tomes como algo personal

Cuando tu hijo lo ignora, te grita o hace como que no te escucha, recuerda que está tratando de sentirse más poderoso en esta situación. Recuérdate a ti mismo que una lucha por el poder o una pelea a gritos solo empeorará las cosas. Incluso si estás molesto, mantén la calma y expon los hechos. Si intenta atraparte, date la vuelta y vete. No tienes que asistir a todas las peleas a las que estás invitado.

Tus reglas no entran a debate

Si tu adolescente se molesta para empezar una discusión, manten la conversación enfocada en tus expectativas, no en las ideas de tu hijo adolescente sobre la equidad. La verdad es que si discutes acerca de tus reglas con tu adolescente, esto lo lleva a creer que las reglas se pueden modificar. En cambio, quédate con los hechos: «Sé que no estás de acuerdo con las normas, y prefieres no escucharme. La verdad es que no tienen que gustarle las normas, solo tienes que encontrar la manera de seguirlas «.

Recuerde, manten la calma, manténgase enfocado en el tema en cuestión y no permitas que tu hijo te cambie de tema. Creeme, tu hijo adolescente sabe que los ojos en blanco, murmurar por lo bajini y tener una mala actitud te irrita. Y lo está haciendo a propósito. Mientras más insistas en que demuestre «una escucha activa» (en otras palabras, prestando atención cortésmente y reconociendo tu petición), más luchará para ignorarte. No vayas allí. Repite este mantra:

«Las luchas de poder nunca son un buen uso de mi tiempo».

Si quieres saber más sobre cómo afrontar los conflictos entre padres e hijos adolescentes, te recomendamos lectura obligatoria de las autoras Faber y Mazlish, que han publicado varios libros sobre este tema:

Los métodos prácticos de estas autoras brindan a los adultos los conocimientos que necesitan para crear relaciones con niños de todas las edades, desde niños hasta adolescentes, con recomendaciones menos estresantes y mucho más gratificantes.

Publicado por Àngel

Padre de 2 criaturas, con DO Empordà y cosecha del 86, aficionado a la fotografía y la cocina, siempre pienso en viajar. Estudiando el grado de Turismo en la UOC.

Deja un comentario