Consejos para ayudar a frenar el cyberbullying

desperate 2048905 1280 - Consejos para ayudar a frenar el cyberbullying

Orientación para padres y jóvenes para ayudar a frenar el cyberbullying, incluyendo consejos para acabar (o prevenir) el ciclo de agresión.  

Para niños y adolescentes

Que sepas que no es tu culpa

Lo que la gente llama «bullying» es a veces una discusión entre dos personas. Pero si alguien es repetidamente cruel contigo, eso es intimidación y no debes culparte a ti mismo. Nadie merece ser tratado cruelmente.

No respondas ni tomes represalias

A veces, una reacción es exactamente lo que buscan los agresores porque creen que les da poder sobre ti, y no quieres empoderar a un acosador. En cuanto a las represalias, volver a un acosador te convierte en uno, y puede convertir un acto malo en una reacción en cadena. Si puedes, retírate de la situación. Si no puedes, a veces el humor desarma o distrae a una persona de la intimidación.

Guarda la evidencia

La única buena noticia sobre el acoso online o en los teléfonos es que generalmente se puede capturar, guardar y mostrar a alguien que te pueda ayudar. Puedes guardar esa evidencia en caso de que las cosas empeoren.

Dile a la persona que pare

Esto depende completamente de ti: no lo hagas si no te sientes totalmente cómodo haciéndolo, porque necesitas dejar tu posición completamente clara de que ya no tolerarás este tratamiento. Es posible que debas hablar de antemano con alguien de su confianza, como un padre o un buen amigo.

Busca ayuda

especialmente si el comportamiento realmente te está afectando. Te mereces un respaldo. Ve si hay alguien que pueda escucharte, ayudarte a procesar lo que está sucediendo y resolverlo: un amigo, pariente o tal vez un adulto en quien confíes.

Usa las herramientas tecnológicas disponibles

La mayoría de las aplicaciones y servicios de redes sociales te permiten bloquear a la persona. Si el acoso está en una aplicación, mensajes de texto, comentarios o fotos etiquetadas, hazte un favor y bloquea a la persona. También puedes informar el problema al servicio. Eso probablemente no lo terminará, pero no necesitas el hostigamiento en tu cara y estarás menos tentado a responder. Si recibes amenazas de daño físico, debes llamar a la policía local (con la ayuda de un padre o tutor) y considerar informarlo a las autoridades escolares.

Protege tus cuentas

No compartas tus contraseñas con nadie, ni siquiera con tus amigos más cercanos, que pueden no estar cerca para siempre, y protege tu teléfono con contraseña para que nadie pueda usarlo para hacerse pasar por ti. 

Si alguien que conoces está siendo intimidado, toma medidas

Solo estar en pie puede empoderar a un agresor y no hace nada para ayudar. Lo mejor que puedes hacer es tratar de detener el acoso tomando una posición en su contra. Si no puedes detenerlo, apoya a la persona que está siendo intimidada. Si la persona es amiga, puedes escuchar y ver cómo ayudar. Considerad juntos si debéis reportar el acoso escolar. Si aún no son amigos, incluso una palabra amable puede ayudar a reducir el dolor. Por lo menos, ayuda al no transmitir un mensaje malo y no prestar atención positiva a la persona que está cometiendo el acoso escolar .

Consejos adicionales para padres

Que sepas que tienes suerte si tu hijo pide ayuda

La mayoría de los jóvenes no les cuentan a sus padres sobre el acoso en línea o fuera de línea. Entonces, si tu hijo pierde el sueño o no quiere ir a la escuela o parece agitado cuando está en su ordenador o teléfono, pregúntale por qué, con la mayor calma y corazón posible. No dudes en preguntar si tiene algo que ver con el comportamiento malo o los problemas sociales. Pero incluso si lo hace, no asumas que es intimidación. No lo sabrás hasta que obtengas la historia completa, empezando con la perspectiva de tu hijo.

ayudar a frenar el cyberbullying

Trabaja con tu hijo

Hay dos razones por las que querrás mantener a tu hijo involucrado. La intimidación y el acoso en cyberbullying generalmente implican una pérdida de dignidad o control sobre una situación social, e involucrar a tu hijo en la búsqueda de soluciones lo ayuda a recuperar eso. La segunda razón es sobre el contexto. Debido a que la intimidación casi siempre está relacionada con la vida escolar y nuestros hijos entienden la situación y el contexto mejor que los padres, su perspectiva es clave para llegar al fondo de la situación y encontrar una solución. Es posible que necesites tener conversaciones privadas con otras personas, pero avísale a tu hijo si lo hace e informa. Se trata de la vida de tu hijo, por lo que tu hijo debe ser parte de la solución.

Responde cuidadosamente, no rápido

Lo que los padres no siempre saben es que pueden empeorar las cosas para sus hijos si actúan precipitadamente. Una gran cantidad de acoso cyberbullying implica que alguien sea marginado (menospreciado y excluido), lo que el acosador cree que aumenta su poder o estado. Si responde públicamente o si los compañeros de su hijo descubren incluso una reunión discreta con las autoridades escolares, la marginación puede empeorar, por lo que cualquier respuesta debe ser bien pensada.

Se necesita más de una perspectiva para ayudar a frenar el cyberbullying

El relato de lo que sucedió a tu hijo probablemente sea completamente sincero, pero recuerda que la verdad de una persona no es necesariamente la de todos. Tendrás que obtener otras perspectivas y tener una mente abierta sobre lo que son. A veces, los niños se dejan llevar por reacciones en cadena, y a menudo lo que vemos en línea es solo un lado o parte de la historia.

Lo que las víctimas dicen que más ayuda

es ser escuchado, realmente escuchado, ya sea por un amigo o un adulto al que le importe. Por eso, si tus hijos acuden a ti en busca de ayuda, es tan importante responder con atención e involucrarlos. Solo por ser escuchado respetuosamente, un niño a menudo está en camino a la curación.

El objetivo final es restaurar la autoestima

 y una mayor capacidad de recuperación en su hijo. Esto, no hacer que alguien sea castigado, es el mejor enfoque para resolver el problema y ayudar a tu hijo a sanar. Lo que más necesita tu hijo es recuperar un sentido de dignidad. A veces eso significa enfrentarse al acosador, a veces no. Juntos, tu y tu hijo podéis descubrir cómo llegar allí.

Un resultado positivo en el que a menudo no pensamos (o escuchamos en las noticias) es la resiliencia. Sabemos que la raza humana nunca erradicará por completo la maldad o la crueldad, y también sabemos que la intimidación no es, como se ha escuchado en las generaciones pasadas, «normal» o un rito de iniciación. Necesitamos seguir trabajando para erradicarlo. Pero cuando sucede y lo superamos, nuestra capacidad de recuperación aumenta. No es algo que se pueda «descargar» o enseñar. Lo cultivamos a través de la exposición a los desafíos y descubriendo cómo lidiar con ellos. Entonces, a veces es importante darles espacio para hacerlo y hacerles saber que les respaldamos.

Si necesitas ayuda, podemos ayudarte de manera anónima. Tu no les conoces, a nosotros tampoco… pero estamos para ayudar a frenar el cyberbullying!